ilo-ambilopia

Ambliopía

La ambliopía u «ojo vago» consiste en la baja visión de uno de los ojos o de ambos, que no se han desarrollado con normalidad durante la infancia (antes de los 8 años aproximadamente). El ojo vago es una patología que se origina en la infancia pero, si no se diagnostica ni se trata de manera precoz, puede prolongarse durante la edad adulta..

 

Las causas principales son:

– Estrabismo: cuando los ojos muestran una desviación y cada uno apunta en una dirección. Entonces, el cerebro del niño, que tiene una gran capacidad de adaptación, suprime la visión de uno de los ojos para evitar una situación anómala y no ver doble. El ojo que desvía detiene así su desarrollo visual.

– Defecto refractivo: cuando el niño padece hipermetropía, astigmasmo o miopía, la imagen que le llega al cerebro no es nítida y por eso escoge la visión del ojo con menos defecto refractivo.

– Cataratas, ptosis palpebral (caída del párpado), enfermedades retinianas: son otras patologías que interfieren en el correcto desarrollo de la visión en la edad pediátrica.

Síntomas

Los padres, profesores o cuidadores pueden tener sospechas en caso de observar un comportamiento visual anómalo, por ejemplo si el niño:

– Gira la cabeza hacia el lado del ojo con visión normal.

– Se acerca mucho los objetos a la cara, le cuesta distinguir detalles de lejos.

– Desvía el ojo con baja visión.

En la mayoría de casos, el niño actúa con total normalidad porque ve bien con uno de los ojos y la ambliopía no se detecta si no es en una revisión rutinaria con el pediatra o con el oftalmólogo.

Ambliopía Prevención

Tratamiento

El tratamiento consiste en corregir la causa (estrabismo, defecto refractivo, caída del párpado…) y, a su vez, hacer trabajar el ojo vago penalizando el ojo sano. La fórmula que ofrece mejores resultados y con más rapidez es la oclusión del ojo sano con un pegado durante un período de tiempo que dependerá del grado de ambliopía y de la edad del niño.

Prevención

Todos los niños tendrían que pasar por una revisión oftalmológica que descarte la ambliopía antes de cumplir los tres años de edad. Es necesario hacer un diagnóstico precoz para poder tratar con garantías el ojo vago y evitar la continuidad de la patología en la edad adulta. El oftalmólogo pediátrico puede hacer una exploración para descartar esta patología a cualquier edad, aunque el niño sea muy pequeño y no colabore.