ilo-estrabisme

Estrabismo

El estrabismo es un defecto visual que consiste en la pérdida del paralelismo de los ojos, de manera que cada ojo mira en una dirección diferente. A veces, uno de los ojos es el dominante y el otro se desvía, pero también puede ocurrir que haya una alternancia ocular, es decir, que durante un rato se mire con el ojo derecho y se desvíe el izquierdo y después con el ojo izquierdo y se desvíe el derecho. Hay diferentes tipos de estrabismo y cada uno tiene sus propias características clínicas, edad de inicio, pronóstico y tratamiento. Otros tipos aparecen unos cuantos años más tarde o, incluso, cuando ya somos adultos.

 

En la aparición del estrabismo, pueden influir diversas causas. Entre los factores oftalmológicos, debe estudiarse, en primer lugar, su asociación con defectos refractivos, como la miopía y la hipermetropía. Algunos estrabismos se presentan antes de los 6 meses de vida (estrabismo congénito). Cualquier sobrecarga para el sistema nervioso central puede desencadenar estrabismo: un cuadro febril grave, malestar general, una enfermedad o, incluso, el estrés que suelen padecer los niños en diferentes situaciones.

Síntomas

La consecuencia más importante del estrabismo es la ambliopía u ojo vago.

Para evitar ver doble, el cerebro suprime la visión de uno de los ojos. De esta forma, el ojo que se utiliza menos se vuelve «vago».

Una consecuencia importante del estrabismo es la pérdida de la visión binocular (tridimensional), es decir, la capacidad de ver en relieve y de calcular distancias.

No se debe olvidar tampoco el efecto estético que produce. El estrabismo puede afectar la autoestima de los niños y condicionar sus relaciones con el entorno.

Tratamiento

El médico debe realizar una revisión oftalmológica completa para valorar el grado de desviación, la motilidad ocular, la refracción y el fondo del ojo.

Si, de entrada, hay un defecto refractivo, se deberá tratar con corrección óptica (gafas o lentes de contacto).
Generalmente, la corrección óptica cura por sí sola el estrabismo..

Si se desarrolla una ambliopía, se tendrá que recuperar la visión del ojo en cuestión, lo que normalmente se consigue tapando el ojo sano con un pegado.

La operación quirúrgica solo es necesaria si, una vez corregidos los defectos ópticos y la ambliopía, la desviación ocular persiste.

En la cirugía del estrabismo se operan los músculos oculomotores, que son los encargados de mover el globo ocular. La intervención consiste en reforzar o debilitar los músculos que hacen que el ojo se desvíe.

Prevención

El estrabismo no se puede prevenir pero se puede detectar de forma precoz.

Los padres y educadores del niño suelen ser los primeros en darse cuenta de la desviación ocular.

A menudo, el estrabismo se presenta de manera intermitente y es más frecuente en estados de cansancio o de debilidad: fiebre, sueño, etc.

Para poder hacer una corrección adecuada, es muy importante realizar una detección precoz, porque si la detección no se hace a tiempo, ya no se recupera la visión del ojo afectado.