ilo-presbicia

Presbicia

La presbicia o vista cansada es una disminución de la capacidad de acomodación o de enfoque del ojo (capacidad fisiológica que nos permite mantener la imagen nítida de un objeto a medida que este se aproxima) que provoca una pérdida de nitidez en la visión de cerca. Suele aparecer a partir de los 40-45 años.

Se produce por una pérdida de elasticidad del cristalino, la lente natural del ojo. El cristalino tiene la capacidad de acomodación, es decir, de enfocar los objetos en función de la distancia en la que se encuentran. Se comporta como el «zoom» de una cámara fotográfica. Con el paso del tiempo, el cristalino pierde elasticidad y capacidad de enfoque, propiciando así la vista cansada.

Síntomas

Las personas con vista cansada tienen dificultades para enfocar imágenes de cerca. Para paliar esta deficiencia, separan cada vez más lo que quieren leer para poder verlo mejor. Puede parecer que las letras se ven borrosas o, incluso, que se mueven.
La presbicia puede causar dolor de cabeza cuando se fija la vista durante mucho rato en un libro o una pantalla de ordenador.

Tratamiento

 

La presbicia no se puede curar pero se puede compensar con el uso de gafas y/o lentes de contacto progresivas y también con tratamiento quirúrgico.

Hay tres tipos de gafas en función de las necesidades de cada paciente:

– Bifocal: graduación para corregir la visión de lejos y de cerca.

– Trifocal: enfoque de lejos, de media distancia y de cerca.

– Progresiva: la parte superior del cristal sirve para la visión de lejos; la inferior, para la de cerca; y la central tiene una graduación progresiva que abarca todas las distancias.

Normalmente se acude a la cirugía cuando la presbicia está asociada a la catarata, miopía o hipermetropía.
Hay diversos tipos de cirugía: el tratamiento con láser, la implantación de lentes intracorneales y las lentes intraoculares. Estas últimas pueden ser de diversos tipos en función de las necesidades de cada paciente y todas ofrecen los resultados más efectivos que se pueden esperar.

– Las lentes intraoculares monofocales sustituyen el cristalino. El cálculo dióptrico se hace para corregir la monovisión (un ojo se especializa en la visión de cerca y el otro, en la de lejos).

– Las lentes acomodativas, con movimiento anteroposterior, pretenden conseguir una buena visión en todas las distancias. Los resultados son variables y dependen mucho de las características del ojo.

– Las lentes multifocales tienen un diseño óptico parecido al de las gafas progresivas y son, junto a la monovisión, la técnica más utilizada actualmente para la corrección quirúrgica de la presbicia.

Para determinar el tratamiento o la cirugía que más se adecue a las necesidades del paciente, es muy importante hacer un estudio personalizado del paciente y tener en cuenta otros factores clave como puedan ser la edad, la profesión o las preferencias personales.

Prevención

Como es un problema asociado al envejecimiento del ojo, la presbicia no se puede prevenir.
Es importante revisar periódicamente la visión a partir de los 40 años, la etapa en la que pueden empezar a aparecer enfermedades oculares relacionadas con la edad.