ilo-queratocon

Queratocono

El queratocono es una alteración ocular por la cual se produce una deformación y un adelgazamiento progresivos de la zona central o paracentral de la córnea. Su forma esférica habitual cambia por una de cónica y origina un astigmatismo irregular que distorsiona las imágenes y una sucesiva disminución de la visión. El queratocono es la primera causa de trasplante corneal en pacientes jóvenes.

Se cree que tiene base genética y se vincula a patrones de herencia complejos aunque, en su aparición, se deben tener en cuenta factores externos como el rozamiento ocular crónico y pertinaz, y también hay casos relacionados con alergias oculares. Aparece en personas jóvenes en la etapa pospuberal y puede progresar durante décadas hasta llegar a la treintena, edad en la que suele estabilizarse.

Síntomas

El principal síntoma es la disminución de la visión y la aparición o el aumento repentino de astigmatismo.

El astigmatismo suele ser inducido por un defecto de refracción de la córnea que, a diferencia de la miopía y de la hipermetropía, no suele evolucionar de forma natural con la edad.

Por eso es importante que a cualquier paciente que padezca un aumento brusco de este defecto refractivo, sobretodo en el caso de niños y jóvenes,  se le realice un estudio topográfico completo para descartar la presencia de un queratocono.

También hay formas leves que no producen alteración visual y que solo se diagnostican con estudios topográficos.

Tratamiento

Hay diferentes posibilidades de tratamiento según la situación de la enfermedad:

– En los casos leves de queratocono, se puede conseguir una buena visión corrigiéndola con gafas.

– Los casos más avanzados requerirán lentes de contacto rígidas para corregir el astigmatismo irregular que produce.

– En algunos casos puede ser necesario recorrer a tratamientos quirúrgicos, como son los anillos intraestromales, para regularizar la córnea o el cruce corneal, un procedimiento de probada eficacia para frenar la evolución del queratocono.

– En los casos más graves, cuando la visión se ha reducido de manera importante, la única solución es la queratoplastia o trasplante de la córnea. Actualmente, el trasplante puede realizarse, en muchos casos, reemplazando selectivamente las capas de la córnea afectadas y conservando el tejido sano.

Prevención

No hay medidas preventivas para el queratocono. Se recomienda que los familiares directos de los pacientes con queratocono, aunque aparentemente no estén afectados, se sometan a un examen visual, ya que podrían ser portadores de la enfermedad. La población de más riesgo son niños, adolescentes y jóvenes, por lo que es importante promover las revisiones oculares entre estos grupos de edad.