ilo-retinopatia

Retinopatía diabética

La retinopatía diabética es la enfermedad vascular más frecuente de la retina. Es una complicación de la diabetes que aparece como consecuencia de la descompensación metabólica que acaba afectando a los vasos de la retina. Produce una pérdida de visión que, a veces, puede ser importante.

Si los niveles de glucemia se mantienen muy elevados, las paredes de los vasos retinianos se alteran y se vuelven más permeables, de manera que dejan pasar fluido al espacio extracelular. En casos más avanzados, se produce una proliferación de vasos sanguíneos anómalos que originan hemorragias y también el crecimiento de tejido fibroso. Esto afecta el funcionamiento de la retina que no puede realizar bien su función y hace que la visión se deteriore..

Síntomas

El paciente no es consciente del daño que le está produciendo la enfermedad hasta que es muy importante. El síntoma principal es la disminución de la visión debida a un edema macular (acumulación de líquido en la parte central de la retina) o hemorragia vítrea.

Los síntomas de la retinopatía diabética pueden ser:

– Pérdida gradual de la visión.

– Visión de manchas o «moscas flotantes».

– Áreas de visión perdidas.

– Dificultad para ver de noche.

Tratamiento

La retinopatía puede afectar a la mácula (zona central de la retina responsable de la visión de detalles) o a la periferia. Según la zona afectada y el grado de desarrollo de la enfermedad, los especialistas disponen de diferentes opciones de tratamiento, como la fotocoagulación con láser, las inyecciones intravítreas o la cirugía (vitrectomía). Otras complicaciones visuales asociadas a la diabetes, como el glaucoma o las cataratas, requieren tratamientos específicos.

Prevención

Es imprescindible hacer un control importante de la glucemia y de la presión arterial. También se debe controlar otros factores de riesgo que agravian la enfermedad, como son el tabaquismo, el sedentarismo o la obesidad. La realización de controles oftalmológicos periódicos es muy importante para hacer un seguimiento meticuloso de la enfermedad, ya que no muestra síntomas importantes hasta que las lesiones son severas.