Glaucoma

¿Estás seguro de que no te estás quedando ciego sin darte cuenta?

Pedir cita

Tengo el recuerdo de mi abuelo, que era casi ciego. Cuando me lo detectaron a mis 45, pensé que me pasaría lo mismo, pero era el inicio de la enfermedad y en ILO me la diagnosticaron y trataron a tiempo.

Jaume Ros
Comercial

La ceguera silenciosa

El glaucoma es la causa número 1 de ceguera en el mundo. Es una enfermedad crónica del ojo en la cual se va perdiendo la visión poco a poco, de una forma tan gradual que no te das cuenta hasta que está muy avanzada. Por esto, es primordial detectarla a tiempo para evitar que cause la pérdida total de la visión.

En ILO Oftalmología, nuestra misión es que las personas se impliquen activamente para prevenir y frenar a tiempo enfermedades crónicas y graves como el glaucoma, promoviendo revisiones periódicas. Te invitamos a conocer más a fondo esta enfermedad y cómo nuestros especialistas te pueden ayudar para evitar la pérdida de un bien tan preciado como tu visión.

Síntomas

La mitad de los pacientes con glaucoma no son conscientes de que lo padecen. Los síntomas sólo se hacen evidentes cuando el daño ya es importante y se ha reducido gran parte del campo visual.

Por esto es crucial detectar el glaucoma en su fase temprana, ya que el síntoma principal es que el campo visual se va perdiendo de forma irreversible. Este tipo de disminución de la visión puede convertir algunas actividades, como conducir, en un peligro.

Grupos de riesgo

  • Mayores de 60 años
  • Personas de origen africano y asiático
  • Familiares con glaucoma
  • Personas con lesiones oculares

¿Cómo saber si tengo glaucoma?

La mejor manera de conocer si tienes glaucoma es acudir a tu oftalmólogo. La pérdida de visión por esta enfermedad es irreversible, por lo tanto, un diagnóstico precoz es esencial.

En una revisión oftalmológica, se hace un análisis exhaustivo del ojo: pruebas OCT, la agudeza visual, la presión intraocular y el fondo de ojo para valorar el estado del nervio óptico.

Ten en cuenta que existen factores de riesgo para la aparición del glaucoma, como la hipertensión ocular, formar parte de un grupo de riesgo... y hay causas que pueden condicionar la evolución de la enfermedad, como la diabetes. Aunque cualquier persona puede tener glaucoma, incluso los niños.

Tratamiento

Me han detectado glaucoma, ¿y ahora qué? Debes tener en cuenta que el glaucoma aún no se puede curar, pero sí se puede tratar y controlar.

En ILO Oftalmología disponemos de un amplio abanico de tratamientos que, junto a la tecnología más puntera y un equipo altamente especializado, se adaptarán a tu situación. Según cada caso, ofrecemos tratamientos farmacológicos, tratamientos láser de carácter ambulatorio e incluso procedimientos quirúrgicos que nos permiten tratar a cada paciente de forma 100% personalizada, además de poder realizar todas las pruebas en nuestra clínica, sin desplazamientos innecesarios.

Con un diagnóstico precoz, revisiones periódicas y el seguimiento adecuado y constante del tratamiento por parte del paciente, podemos frenar el glaucoma. Pide cita online o llama al 973 24 53 80.

#ExperienciasILO

Tengo el recuerdo de mi abuelo, que era casi ciego. Cuando me lo detectaron a mis 45, pensé que me pasaría lo mismo, pero era el inicio de la enfermedad y en ILO me la diagnosticaron y trataron a tiempo.

Jaume Ros

Comercial

Profesionales especialistas

Dra. Carolina Rivas

Dra. Carolina Pallás

Dra. Francesca Mayoral

Precios del tratamiento

Cada caso requiere de un procedimiento concreto, por lo tanto, el precio puede variar, ya que realizamos un tratamiento 100% adaptado a cada paciente:

180€
por sesión

Pack Glaucoma (Incluye todas las pruebas para el control diagnóstico del glaucoma.

180-400€
por sesión y ojo

Tratamientos no invasivos (según valoración)

1600-4750€
por ojo

Cirugía de glaucoma (según técnica)

Preguntas frecuentes

El glaucoma se desarrolla cuando el nervio óptico se daña progresivamente. Normalmente, este deterioro está causado por una acumulación de fluidos en la parte frontal del ojo, que aumenta la presión en su interior. Si este daño permanece en el tiempo sin tratamiento, se irá reduciendo poco a poco la capacidad de visión del ojo hasta causar ceguera.

La prevención más efectiva contra el glaucoma es hacerte revisiones oculares periódicamente, sobre todo a partir de los 40 años. Si se detecta glaucoma de forma temprana, podemos tratarlo y controlarlo con un tratamiento farmacológico a base de colirios, que no afectará tu día a día.

Tener en cuenta tu historial familiar también es importante, ya que si en tu familia hay personas con glaucoma tienes más probabilidades de padecerlo por razones genéticas.

Por último, protégete bien los ojos al manejar herramientas pesadas o en determinados deportes, porque una lesión grave en el ojo aumenta las probabilidades de padecer glaucoma.

Existen riesgos asociados con la cirugía de glaucoma como en cualquier otra operación. La cirugía tiene niveles de éxito muy altos para parar o retrasar sustancialmente la progresión del glaucoma. Cuando se trata de intervención quirúrgica en casos de glaucoma avanzado, los beneficios generalmente exceden los riesgos. Los riesgos de la cirugía de glaucoma, aunque son poco frecuentes, son los siguientes:

  • Pérdida de la visión
  • Sangrado en el ojo
  • Infección
  • Presión ocular baja
  • Formación de catarata cicatricial

Nuestros especialistas te asesorarán para que conozcas cuál es la mejor opción para ti y realizarán un seguimiento para prevenir y tratar posibles efectos secundarios.

Gracias a los avances médicos y tecnológicos, cada vez es menos probable volverse ciego de glaucoma. El riesgo real de ceguera depende de cuán avanzado esté el glaucoma cuando se diagnostica por primera vez y el ritmo de su progresión. Por esto insistimos, es fundamental hacerse revisiones periódicas, porque si se detecta a tiempo, la progresión de la enfermedad se puede ralentizar e incluso parar.

Depende de cada caso. Según la Academia Americana de Oftalmología, respecto al glaucoma se recomienda un examen ocular completo cada 5-10 años si eres menor de 40 años; cada 2-4 años si tienes entre 40 y 54 años; cada 1-3 años si estás entre los 55 y los 64 y cada 1-2 años si eres mayor de 65.

 

La presión arterial y la presión del ojo son conceptos distintos. No existe una relación directa entre la presión sanguínea alta y el glaucoma.

Te ayudamos a ver y a verte mejor

Si tu salud visual es una prioridad, tenemos mucho en común.
Pedir cita
Pedir cita
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram